El inicio de la historia de Chile

La historia del Descubrimiento de nuestro país comienza en 1536, cuando Diego de Almagro entra al Valle de Copiapó. Lo que lleva a que el 26 de octubre de 1540, Pedro de Valdivia realizara la toma de posesión de Chile, en lo que hoy se conoce como la ciudad de Copiapó, en la ribera del río, en el actual sector de Chamonate – Toledo. Hecho que da inicio a la Historia de Chile.

Pedro de Valdivia toma posesión a nombre del rey de España y en representación de Francisco de Pizarro, este trascendental hecho habría quedado certificado legalmente por Luis de Cartagena, el que actuó como escribano y notario, a la vez que el hecho fue relatado por Gerónimo de Vivar, cronista acompañante de Valdivia, quien nos describe así este momento: «En jueves XXVI días del mes de octubre del año de nuestra salud de mil y quinientos quarenta, ante un escribano del rey y de representación real, el general tomo posesión en nombre de su majestad. Hizo las diligencias que en tal caso se requerían, diciendo en voz alta que emprendía y emprendió y tomaba y tomó posesión en aquel valle de Copiapó en nombre de su majestad. Ese valle de indios como de toda la gobernación que de allí en adelante tenía.»

El año 1548, el Capitán Juan Bohon, fundo al interior del Valle, el fuerte Copiapó, ante esto los Diaguitas, se rebelaron y terminaron destruyendo el fuerte y dando muerte a todos los españoles. Luego, Francisco de Aguirre, será enviado por Valdivia a pacificar la zona de Atacama, pacificación que fue a Sangre y Fuego, para posteriormente instalarse en el fuerte Montalván, donde se comenzará a levantar lo que será la ciudad de Copiapó.

Durante la Colonia, fue conocida como el límite septentrional de la Capitanía General de Chile, dependiente del Virreinato del Perú. El 8 de diciembre de 1744, es fundada la ciudad de San Francisco de la Selva, actualmente Copiapó, siendo su fundador Francisco Cortés.

Ya durante el período de la República, Juan Godoy descubre el mineral de plata de Chañarcillo en 1832. Gracias a este descubrimiento Chile se convierte en uno de los principales productores de este metal en el mundo y permite el surgimiento de la economía nacional. En esa época la región formaba parte del sector norte de la Provincia de Coquimbo, sin embargo, debido a la creciente riqueza de la zona esta se separa de ella y comienza a funcionar de manera independiente a partir de 1843.

Para mejorar el transporte del mineral al exterior se construye aquí la primera línea férrea del país por William Wheelwright, mercante marino norteamericano, uniendo a Copiapó con Caldera (1851). Con el transcurso del tiempo el gobierno nacional comienza a cobrar un impuesto a actividades económicas de algunas provincias especialmente a la minería atacameña, dicha carga impositiva iba claramente en favor de la capital, Santiago, lo cual provocó una grave crisis política que llevó al estallido de una revolución en varias provincias chilenas, teniendo en Atacama ribetes de conflicto bélico en donde fuerzas rebeldes de carácter irregular de la Provincia de Atacama se enfrentaron al Ejército de Chile, empleado para aplacar la revolución. La Revolución de 1859. A pesar que el bando revolucionario (Ejército de la revolución constituyentes de Atacama) fue derrotado en la Batalla de Cerro Grande 1859, el conflicto propició el fin de la República Conservadora.